Kapelmuur Racing Series. Etapa 1. La crónica.

           
La previsión prometía un día cálido, de los que huelen a final de invierno, un día perfecto para inaugurar nuestras Kapelmuur Racing Series.
Pero bien sabemos que los cielos despejados en esta época del año traen a su vez amaneceres fríos.

     

         

Son las 8:30 y los primeros coches aparecen en el punto de encuentro, las primeras bicis salen de los maleteros y algunos parecen arrepentirse de haberse vestido de corto. ¿Hace demasiado frío? Da igual, de largo no se corre, y si hace frío se aprieta.

     

         

La gente está ilusionada, hay ganas de competición; nada serio, pero es divertido ponerse a prueba después de tantos meses sin sentir la adrenalina. La situación siempre presente mantiene a cada equipo junto a sus coches, todo el mundo respeta las normas, mascarillas puestas y puesta a punto de las bicis mientras esperan el turno de salida.

     

            

Desde las nueve, y cada cinco minutos, salen los primeros. Algunos ruedan tranquilos el tramo neutralizado, a otros les queman las ganas y salen a la portuguesa.

Los primeros kilómetros, los primeros pinchazos y alguna confusión en la ruta daban al traste con las aspiraciones de algunos, como nuestros amigos los Fourier Boyz, convencidos de que su destino estaba en el primer lugar de la clasificación.

Un poco más atrás comienza la batalla. A pie de Canteras, primer puerto cronometrado, tres representantes del “Team Venezuela” suben alegres. ¿Tres? Es una pena que uno de los equipos favoritos haya perdido ya a un miembro. Un momento, aquello de delante que ya corona parece una bandera venezolana. Edwin Yair había descubierto sus cartas.

Ya más adelante, los primeros equipos en tomar la salida llegaban a la NASA. Al principio poco a poco, comienzan muy escalonados a subir la Almenara. 

        

    

Pero poco después los equipos que habían salido más tarde comienzan a aparecer uno tras otro, volando por la carretera rota de Colmenar del Arroyo para subir lanzados el primer tramo de la Almenara. Tres equipos, casi cuatro, se amontonan en la pugna por llegar los primeros. Pero esta subida, ay, amigos, aparentemente tendida y fácil, no perdona si no has medido bien tus fuerzas hasta llegar aquí. 

        

    

La Almenara decide y la recta hasta Robledo sentencia. Otro de los favoritos, la escuadra con el dorsal número 1, lo sabe bien, y al mirar hacia atrás a la entrada del pueblo ya no ve a nadie.

No hay descanso, hay un giro y una rampa, y si no estás listo no te esperan. El Almojón es el siguiente puerto y Edwin Yair lo tiene claro, los doce puntos en juego hoy son suyos, y el maillot de la montaña será para él.

En los segundos puestos y a la zaga, sus compañeros de equipo, Deins y Leangel, y sus más serios competidores, Kike, Elías, Talavera o Moreno no se lo van a poner nada fácil.

        

     

La situación es realmente emocionante: vemos pasar los equipos, pero no sabemos cuál es la diferencia real entre ellos, sabemos cuándo han salido, pero no tenemos registro de su paso por el inicio del tramo cronometrado. 

   

      

Nada se sabe, no puede haber descanso. El equipo 1, “los locales”, conocen el terreno, podrían hacer el recorrido con los ojos vendados. El equipo venezolano, con dorsal 8… ¡casi se equivoca al llegar a Fresnedillas! Pero no perdonan, van encendidos, como locos hasta la meta. 

      

       

Primero y segundo: la agrupación venezolana y nuestros locales lideran la tabla con menos de dos minutos de diferencia. Pero como en toda buena carrera, siempre hay sorpresas.

Desde Alcalá, un equipo de triatletas (nadie es perfecto, ¿verdad Billy?) viene a ocupar la tercera posición de la Categoría A, demostrando que el llano y el viento bien te entrenan.

A la cabeza de la Categoría B nuestros motoristas de Raising Champs, explicándonos que, mientras se trate de dos ruedas, no hay misterio.

Por último, liderando la Categoría C, nuestro dorsal 20, un equipo que se inscribió en el último minuto y que ha venido decidido a ganar.

Pero bien sabemos que esto no es cómo empieza, es cómo acaba, y aún quedan tres etapas y mucho por decidir. La adrenalina ya corre, y la euforia que se ha despertado en muchos es la peor enemiga de los que ocupan la parte alta de cada tabla.

Los datos no mienten, ¿verdad Moreno? Hoy se ha ido rápido, y el mes que viene más.

       

      

       

 

Fotos: NVCR.STUDIO

 

Clasificación general.

Clasificación de la montaña.

Leave a comment